Descripción del proyecto

Descripción de la ruta

La Ruta de las Montañas de la Niebla comienza dirigiéndonos por el Valle del Río Mera hacia el Ponte do Viaducto y desde ahí a la Isla del Río Mera dónde comenzamos la ascensión cruzando la carretera Ferrol-Viveiro, pasando por los lugares da Corredeira y Porteiro, donde antiguamente se asentaba un castro celta.

El camino discurre paralelo al Río de Vilariño y sigue un curso ascendente durante 2 Km hasta los 450 metros de altitud. Así llegamos al cruce de cinco caminos denominado Campo do Molime (mezcla de tojos y helechos que se recogía para encamar el ganado). Debido a la altitud, los bosques de eucaliptos dan paso a los pinos, avellanos, acebos, castaños y robles que configuran la Fraga (bosque autóctono gallego).

Desde este punto nos adentraremos en la Sierra de la Capelada, conjunto de montes en mano común, propiedad de las parroquias colindantes que utilizan para aprovechamiento forestal y ganadero. El camino sigue ascendiendo de forma moderada hasta el Mirador de Vilariño (465 metros de altitd) desde el que se divisa todo el Valle del Río Mera y la Ría de Ortigueira, y si la visibilidad es buena la Estaca de Bares punto más septentrional de la Península Ibérica. Aquí nos encontramos con los imponentes aerogeneradores de casi 40 metros de altura que forman el Parque Eólico de Coucepenido que generan, al igual que el ganado y la madera, ciertos beneficios económicos a la parroquia.

A partir de este lugar comenzamos a llanear lo que nos va a permitir trotar o incluso galopar, dependiendo del nivel de los jinetes y amazonas.

Cruzamos el Rego Pequeno y continuamos el camino manteniendo una altitud media de 450 metros, aquí podremos encontrarnos con rebaños de vacas Mostrencas y caballos semi salvajes pastando en libertad.

Durante esta parte de la ruta iremos viendo permanentemente la Ría de Ortigueira y el mar abierto. A nuestra derecha dejamos la Fraga do Curbeiro que cae bruscamente sobre el Valle del Río Mera. A nuestra izquierda el Pico de Pena Amarela nos observa desde sus 500 metros de altura mientras nos adentramos en la parroquia de San Adrián e iniciamos el descenso por un camino serpenteante en el que no es extraño encontrarnos con algún corzo.

A nuestra altura podemos ver a lo lejos O Castelo do Casón y seguimos el descenso hasta O Pozo do Inferno dónde echamos pie a tierra para descender por un estrecho sendero y contemplar el angosto tobogán de casi 40 metros de largo que cae sobre una poza justo debajo de la pasarela que nos sirve de observatorio. Bajo nuestros pies el Río Casón forma una cascada vertical de 5 metros y continúa su rápido descenso hacia la ría abriendo un tajo en la montaña que sirve de defensa natural al Castelo.

Volvemos junto a los caballos y regresamos sobre nuestros pasos para llegar a la Fervenza del Río Casón, la más importante de las cascadas del Ortegal. Resulta curioso observar como la propia cascada produce un microclima óptimo para los múltiples tipos de helechos, algunos de ellos arborescentes que acompañan a viejos sauces y altísimos eucaliptos que con Espinos, Sanguinos, Alisos, Laureles y Avellanos forman una amalgama vegetal única.

Continuamos después de una pequeña pendiente hacia O Castelo do Casón, a los pies de su deteriorado foso amarraremos los caballos y entre castaños y eucaliptos disfrutaremos de un merecido picnic.

Después de comer subiremos a pie hasta la Atalaya del Castelo desde donde podremos disfrutar de las mejores vistas de toda la ruta.

O Castelo do Casón con 300 metros de altura sobre el nivel del mar, es una fortaleza del siglo X que servía para vigilar la entrada de la Ría de Ortigueira ante las posibles razias estivales de los piratas normandos. Los vigías alertaban a la población circundante con señales de humo y haciendo sonar sus cuernos. O Castelo consta de dos recintos, uno para las personas y otro para los animales domésticos que permanecían en el Castelo hasta que las velas de los drakkars, barcos vikingos, desaparecían en el horizonte.

Regresamos junto a nuestros caballos e iniciamos el regreso a la granja pasando por los lugares de Pena do Vilar, O Casón y As Cascas.

Si quieres ver más fotografías, visita la galería de rutas a caballo.

Nota: en la Granja se proporcionará casco a todas las personas que lo necesiten.

Datos de la ruta

Longitud: 18 Km
Dificultad: Media-baja
Duración: 5-6 horas
Lugares de interés: Ponte do Viaducto
Isla del Río Mera
Corredeira
Porteiro
Río de Vilariño
Campo do Molime
Fragas
Sierra de la Capelada
Mirador de Vilariño
Valle del Río Mera
Ría de Ortigueira
Estaca de Bares
Parque Eólico de Coucepenido
Rego Pequeno
Fraga do Curbeiro
Pico de Pena Amarela
Parroquia de San Adrián
O Castelo do Casón
O Pozo do Inferno
Río Casón
Fervenza del Río Casón
Atalaya del Castelo
Pena do Vilar
O Casón
As Cascas
Edad mínima: 12 años
Máximo número de personas: 8
Material necesario: Pantalones largos cómodos
Botas de montar
(o zapato cerrado en su defecto)
Precio: 95 € (por persona)

¡Reserva ya!

Otras rutas a caballo